¿ Por qué Neuroventa ?

No soy neurólogo ni médico, soy un humilde y curioso vendedor apasionado con el mundo de las ventas, la psicología y la neurociencia cognitiva. Desde hace mucho tiempo tenía el convencimiento de que no todas las decisiones que tomamos en nuestras vidas son fruto de un análisis consciente y racional de las alternativas posibles, de maximizar el beneficio, etc., como siempre nos habían explicado las teorías económicas clásicas. De hecho, estaba convencido de que, además de procesos de decisión consciente, existían otros procesos inconscientes que, como mínimo, influenciaban en nuestras decisiones. O incluso que en multitud de ocasiones justificábamos de forma consciente decisiones que realmente eran fruto de procesos mentales fuera del alcance de nuestro nivel de conciencia.

Entonces, ¿Esto significa que todas las decisiones de compra las realizamos de forma inconsciente y las justificamos de forma consciente? No, de hecho la realidad es que son fruto de una combinación de ambos procesos (conscientes e inconscientes), ya que por ejemplo, es prácticamente imposible tomar una decisión sin verse influido por las emociones.

El objetivo de este blog es ofrecer información útil tanto para vendedores como para compradores: a ti, vendedor, ofrecerte técnicas y estratégias útiles para vender al “100% del cerebro de tu cliente”, con el objetivo de que puedas mejorar tu habilidad de influenciar en sus procesos de decisión de forma más efectiva y, en consecuencia, optimizar tus resultados comerciales; a ti, comprador, que mejores tu conocimiento sobre cuales son tus procesos reales de decisión e incrementar la eficacia y el conocimiento sobre ellos, y, por qué no, la eficacia de tus decisiones.

Y este objetivo lo vamos a llevar a cabo de la forma más abierta y participativa posible, intentando compartir experiencias, estudios, investigaciones, reflexiones y todo aquello que nos ayuda a alcanzar estos objetivos, por lo que contamos contigo y con tus conocimientos, y te invitamos a participar activamente.

Para acabar, una última reflexión: si buscas herramientas para “hipnotizar” a tus clientes, “doblegarle” en contra de su voluntad, etc…., tengo malas noticias: no es este el lugar adecuado ni creo que esto sea posible. Simplemente.

¡Gracias por llegar hasta aquí!

No hay comentarios

Agregar comentario